Antes que  Alberto  Braniff   
En México la inquietud del hombre por volar y conquistar el espacio, se manifestó a partir de la segunda
mitad del siglo XVIII.
1667, en la primera Gazeta de Mexico se habla que un extrano artefacto muy semejante a los aerostatos
de anos mas tarde se elevo desde lo que es hoy la avenida 5 de mayo en los medanos del perro en el
puerto de Veracruz, se cuenta ademas que el esforzado y audaz aeronauta sufrio al aterrizar la fractura
de una pierna, de ser cierto esta leyenda seria el primer ser humano en volar.

1825, el 15 de septiembre de, los hermanos Ibar, Ceferino, Manuel y Tranquilino carpinteros de oficio,
fabricaron para conmemorar el XV aniversario del Grito de Independencia un enorme globo y lo elevaron  
impulsado por aire caliente, aseguran que fue frente a la iglesia de Corpus Christi en la Ciudad de México.

1835, 12 de febrero, Guillermo Eugenio Robertson  en la plaza de toros de San Pablo se elevó en un
globo y repitió su hazaña el 13 de septiembre y el 11 de octubre y, en éste último viaje, llevó como
compañera a una damita, en la Ciudad de México.

1842, Benito León Acosta; a quien como premio por su hazaña le dieron el derecho exclusivo para volar
durante tres años.

1851-1857, Samuel Wilson.

1860, Tranquilino Alemán y Manuel M. de la Barrera y Valenzuela. En 1862, en el Distrito Federal se
prohibieron los vuelos experimentales aerostáticos, por la alta frecuencia de accidentes. Sin embargo, en
el interior del país continuaron efectuándolos.
En Morelia, Braulio Franco, en San Miguel de Allende, Félix Morales.

1863 en el Distrito Federal se reanudó esta actividad Joaquín de la Cantolla y Rico, trabajó en el proyecto
de un dirigible que patrocinó la empresa Aerostática Mexicana.

1872, El 23 de junio Carlos Antonio Obregón voló horizontalmente desde el ultimo cuerpo de  las torres
de la Catedral Metropolitana, se ignora el aparato que utilizó y la distancia recorrida.

1874 El 18 de mayo de, José María Alfaro elevó el primer globo sobre el territorio de la Nueva España.  
1882, Abraham Dávalos logró elevarse.
1894, José Sort de Saénz y Arángulo.
1895, Luis Bringas intentaba hacer volar un aparato mecánico.
1898, Flora Conde fue la primera mujer que ascendió al espacio, en México.
1907, el señor Ernesto Pugibet dueño de la fábrica de cigarros “El Buen Tono“, importó el primer dirigible,
a cuyo despegue asistió el Presidente de la República, general Porfirio Díaz Mori.
En el mismo año Alfredo Robles Domínguez armó un avión que no despegó.
Justo Fuentes en Sombrerete Zacatecas, construyó unas alas grandes de manta para volar, que no lo
soportaron.
1908, Alfredo Robles Domínguez publicó el libro “Tratado de Locomoción Aérea”.
1908-1909, Miguel Lebrija construyó y voló un planeador tirado por un automóvil en la hacienda de San
Juan de Dios en Tlalpan.
1909, Pugibet adquirió el primer aeroplano que nunca se elevó.
1909 y 1910, Juan Guillermo Villasana voló un planeador en la hacienda de San Juan de la Labor y en los
llanos de San Rafael y Venta Prieta, próximos a Pachuca.


















También lo hicieron Juan Ordóñez, Carlos Michel, Juan Pablo y Eduardo Aldasoro Suárez.
1910, El 8 de enero de , Alberto Braniff realizó el primer vuelo a 25 metros de altura y recorrió una
distancia de 500 metros en la ciudad de México.